Conoce TODO sobre la famosa “Isla de los Cerdos” en Bahamas

Los meses de junio, julio, agosto y septiembre son los más esperados del año, no solo por el buen tiempo, sino porque significan algo que muchos esperan durante todo el año: las vacaciones y como septiembre no se ha terminado, aún estás a tiempo de visitar la famosa  “Isla de los Cerdos”  

Uno de los destinos favoritos de los turistas siguen siendo las islas Bahamas, en las Antillas caribeñas. Las islas, conocidas como un paraíso en mitad del Caribe, son punto de encuentro para aquellos turistas que quieren disfrutar del sol, la playa y el lujo (el turismo supone más del 60% de la economía de la isla).

Una de las paradas obligatorias suele ser Big Major Cay, una pequeña isla boscosa y pequeña en la parte central de las Bahamas (en Exuma), más conocida como ”la Isla de los cerdos”, y que precisamente ofrece lo que indica su nombre: es una playa donde viven piaras de cerdos salvajes en libertad, y a donde los turistas acuden en masa para revolcarse con ellos en la arena o bañarse en las aguas cristalinas que rodean a la isla.

Los cerdos son salvajes, y conviven libres con todos aquellos que se acercan a la isla. Varias decenas de cerdos viven tranquilamente tomando el sol y bañándose en el mar, y a pesar de los miles de turistas que se acercan a verlos, parecen no inmutarse. Se dejan acariciar, se les puede alimentar y parece que no se molestan si estás a su lado alimentándose.

Pero, ¿cómo llegaron los cerdos a la isla? Dice la leyenda que, durante la época colonial, un grupo de marineros holandeses dejó a los cerdos en la isla, con la intención de volver y cocinarlos para su sustento. Pero por alguna razón (quizá un naufragio), los marineros nunca regresaron, y desde entonces, los cerdos sobreviven en la isla, alimentándose de los restos de comida que les proporcionan.

No todos los turistas cuidan a los cerdos por lo que el gobierno de Bahamas planea regular el acceso a la isla, para intentar controlar la afluencia de turistas, además de establecer medidas de seguridad in-situ para asegurar el bienestar de los animales.

Pero sin duda es un increíble sitio turístico para tomar fotos y compartir con la naturaleza de una manera completamente diferente.